Psicología cognitiva conductual

La agorafobia

Agorafobia

Muchos de nosotros hemos oído hablar de trastornos mentales, y la mayoría de nosotros creemos que sólo ciertas personas están afectadas por estos trastornos. Esa creencia simplemente no es cierta. Los trastornos mentales pueden afectar a cualquier persona, y es que cualquiera, en determinadas circunstancias puede sentir anomalías respecto a su forma normal de sentir o de pensar.

Un día cualquiera puedes levantarte y empezar a sentir ataques de pánico, trastornos de ansiedad y ansiedad social. No hay previo aviso, y donde siempre te sentiste cómodo y seguro, de pronto te sientes débil e indefenso. Tu corazón late y tienes problemas para respirar. Incluso puedes preguntarte si estás teniendo un ataque al corazón o si estás a punto de morir. Cuando finalmente vas al médico, incluso te pueden decir que no hay nada físicamente anormal en ti.

La próxima vez que sufras un ataque, te volverás a preguntar qué te pasa. Te darás cuenta de que algunas situaciones te provocan ataques aterradores, y esta es tu primera indicación de que estás experimentando un ataque de pánico.

Los ataques de pánico no son afecciones físicas, por lo que es posible que el médico tenga problemas para diagnosticar lo que te está sucediendo. Y un día te decides y vas al psicólogo, y es ahí cuando te dicen que padeces Agorafobia.

¿Qué es Agorafobia

¿Qué es agorafobia? Dirás. Es un trastorno en el que una persona no quiere ir a lugares o enfrentar situaciones en las que puede ser propensa a tener ataques de pánico. La palabra agorafobia en sí nos permite conocer la naturaleza de esta condición debilitante. El término «Ágora» proviene del griego y se refiere a lugares donde la gente se reúne y comercia. «Fobia» es un miedo a algo. Por lo tanto, es comprensible que las personas que sufren de agorafobia tengan miedo de estar en lugares concurridos.

La agorafobia es un estado que se desarrolla gradualmente. Por lo general ocurre después de un ataque de pánico. Después del primer ataque, puedes prepararte inconscientemente para otro ataque y temer los síntomas antes incluso de que te sucedan. Este ciclo de ataque de pánico y ataque de pánico inminente puede hacer que cambies todo tu estilo de vida para evitar estos sentimientos de terror. Como los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento, el primer lugar donde nos sentimos indefensos generalmente se considera la razón de nuestro terror. Una persona con agorafobia hará todo lo posible para evitar lugares y situaciones donde pueda ocurrir un ataque de pánico.

Lo que ocurre por lógica es que la persona acaba confinándose en su casa para evitar estar en lugares concurridos. Este estilo de vida poco saludable tanto física como mentalmente puede desencadenar ataques agorafóbicos que ocurren en situaciones cotidianas normales.

El aumento de la frecuencia cardíaca también puede causar un ataque de pánico, ya que es posible que pienses que estás teniendo un ataque cardíaco y eso te haga entrar en estado de pánico.

Como puedes ver, la agorafobia es un estado mental vicioso y extremadamente debilitante. Los pacientes que sufren de ataques de pánico deben consultar a psicólogos especializados en agorafobia en Barcelona y buscar tratamiento antes de que sus ataques de pánico se repitan y realmente conduzcan a la agorafobia. No tratar la agorafobia puede hacer que sus vidas se limiten extraordinariamente y esto provoque otros trastornos mentales y físicos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *