Psicología clínica

Los desórdenes alimenticios: anorexia, bulimia y trastorno de la alimentación

Anorexia

Los trastornos alimenticios pueden ocurrir con muchas apariencias y mostrar una variedad amplia de síntomas. Los 3 trastornos alimenticios más comunes son la anorexia, la bulimia y el trastorno de la alimentación por atracón. Los síntomas de la anorexia suelen ser que la víctima come muy poco o no come en absoluto durante varios días por miedo a ganar peso. Esto obviamente tiene un impacto peligroso en la salud general, porque el cuerpo no obtiene todos los nutrientes que necesita. En algunos casos, la anorexia es mortal, por lo que es importante tratar esta afección lo antes posible. Las personas con esta enfermedad tienen una imagen distorsionada de sus cuerpos cuando se miran en el espejo. Esto puede llevar a pensar que el problema es simplemente su imagen corporal, pero el problema en realidad se deriva de su necesidad de sentirse en control de sí mismo/a. Muy a menudo las personas con anorexia buscan constantemente la perfección, pero nunca llegan a sentir que la encuentran suficientemente.

La hipnoterapia puede ayudar a aliviar la ansiedad que siente una persona anoréxica. También se puede utilizar para investigar las emociones negativas no resueltas del pasado que pueden haber contribuido a la aparición de este trastorno. La programación neurolingüística se puede utilizar para aumentar la autoestima, que en las personas con anorexia suele ser muy baja.

En la bulimia nerviosa, los síntomas del trastorno de la alimentación son diferentes. El bulímico/a comerá grandes cantidades de comida (tal vez porque él o ella tiene hambre), por lo general muy rápidamente, y con mucha ansiedad. A veces también usan laxantes para expulsar lo comido de sus cuerpos. La persona puede pasar por fases de este comportamiento cada pocas semanas o meses, o incluso días.

Al igual que la anorexia, la bulimia nerviosa está relacionada en gran medida con la autoestima y otros problemas emocionales; pero aunque es más común que la anorexia nerviosa, es más difícil de detectar porque la persona con bulimia nerviosa probablemente conserva un peso corporal normal (o simplemente por encima de lo normal), pero la condición sigue siendo peligrosa y tiene un efecto perjudicial en su salud en general.

La hipnoterapia también se puede utilizar en este caso para superar los desafíos emocionales de las personas bulímicas. Puede servir para que tengan un comportamiento más positivo con ellas mismas, y todo aquello del pasado que pueda estar doliéndoles.

No todos los trastornos alimenticios causan una pérdida de peso grave, pero la obesidad es un problema creciente y se espera que un tercio de la población en Europa sea obesa en los próximos años.

Aunque la obesidad generalmente se asocia con una alimentación poco saludable, el problema de la hiperfagia bulímica también debe tenerse en cuenta. La alimentación por atracón ocurre cuando alguien ingiere atracones durante todo el día y/o continúa comiendo cuando su estómago ya está lleno. Muchos problemas de salud a largo plazo pueden derivarse de esto, como problemas cardíacos, diabetes y presión arterial alta. El atracón de comer a menudo es provocado por emociones negativas. Comer cuando se aburre o para calmarse puede conducir a la aparición de un patrón negativo, de modo que más tarde, cuando surgen sentimientos de aburrimiento o necesidad de comodidad, la persona se siente atraída por la comida. Las técnicas de hipnoterapia y PNL pueden ayudar a reenfocar la mente en las necesidades que la persona está tratando de satisfacer. Si la persona consigue satisfacer estas necesidades de una manera más positiva comienzan a surgir nuevos hábitos y con esos nuevos hábitos una vida más saludable y más feliz.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *