Psicología de pareja

Las diferencias en el cerebro de hombres y mujeres

Diferencias hombres y mujeres

Los estudios sobre la anatomía de hombres y mujeres han demostrado que el cerebro de las mujeres ocupa menos volumen que el de los hombres. Sin embargo eso no debe llevar a la conclusión de que la inteligencia también sea menor ya que las comprobaciones que se han constatado es que el nivel medio de inteligencia es el mismo en ambos sexos.

Lo que sí es cierto es que existen algunas diferencias estructurales y de conexiones entre ambos sexos.

1. Ellos son más activos y ellas más emocionales.

El cerebro masculino dedica más espacio al impulso sexual y a todo lo relacionado con las relaciones íntimas así como a la acción, de ahí que por norma general les interese mucho más una película de violencia que a ellas. 

El cerebro de la mujer por su parte dedica mucho más espacio a todo lo relacionado con las emociones. Por ello, en una conversación entre mujeres suele haber más presencia de las relaciones familiares, de sus emociones con respecto a otras mujeres u otros hombres, que en una conversación entre hombres.

Es lógico, por tanto, que los recuerdos vayan en consonancia a esa mayor retentiva temática y que unos y otras recuerden con más viveza los temas que se guardan más fácilmente en su memoria y en los que por lógica tienen más interés.

2. Ellos son más rápidos, ellas retienen más

Otra de las diferencias que han encontrado los estudios al respecto es que ellos consiguen hasta un 30 % más de conexiones entre sus neuronas lo que se conoce como sinapsis. Por eso, muchas veces son capaces de resolver con más inmediatez problemas o soluciones lógicas. Por su parte las mujeres tienen más facilidad para retener información.

Esta capacidad va ligada a dos situaciones comunes en el estilo de vida de las mujeres: ellas hacen más cosas a la vez, con lo cual tienen la necesidad de mantener en activo varias áreas cerebrales distintas. También estudian más que los hombres algo que ayuda a que sus cerebros estén más ejercitados.

3. Cuestiones físicas

Mientras que el tamaño del cerebro masculino es mayor, las mujeres tienen la corteza frontal más grande, que es donde se ejecutan las órdenes para realizar muchas tareas que tienen que ver con el entendimiento superior, pero también en ellas es mayor el área conocida como corteza límbica, donde se almacenan y recuperan las emociones. Quizás por eso las mujeres siempre tienen las emociones a flor de piel.

A su vez el cerebro de los hombres se caracteriza porque ocupa más espacio la llamada corteza parietal, que se ocupa de percibir el espacio; y también la amígdala, una pequeña área cerebral que interviene en las emociones y en cómo se responde frente al estrés. Quizás por eso las mujeres sean, con más frecuencia, más propensas a la ansiedad y a los estados nerviosos.

Hay ciertos estadios que también pueden afectar al normal funcionamiento del cerebro. Uno de ellos podría ser el embarazo, ya que se ha comprobado que las mujeres embarazadas pierden algo de memoria. Parece tener una razón biológica y es que los cambios hormonales que se producen durante la gestación afectan a la zona cerebral que se encarga de la memoria espacial.Por eso pueden no recordar donde dejan las cosas y estar algo más despistadas en general.

La memoria genética

Hay ciertas teorías que aseguran que, además de la memoria personal de cada uno, existe una memoria colectiva, genética. Esos recuerdos se formarían a partir de la experiencia de la raza humana, y se fijarían en los genes sin necesidad de haberlo experimentado individualmente.

Eso explicaría, por ejemplo, que la mayoría de niños elijan coches y armas de juguete sin que nada ni nadie los condicione a ello y la mayoría de niñas muñecas o elementos relacionados con la maternidad. En cualquier caso estas tendencias podrían relacionarse perfectamente con lo que hemos hablado anteriormente, en cuanto a que los niños por su estructura cerebral tienden a la acción, y las mujeres hacia todo lo emocional, hacia la familia, y hacia el cuidado de otros.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *