Psicología clínica

El trastorno bipolar: qué es y por qué se produce

Bipolaridad

Lo que todos conocemos como trastorno bipolar -también conocido como depresión maníaca- es un trastorno de tipo afectivo que afecta a aproximadamente el 1% de la población. En este trastorno, una persona tiene cambios de humor periódicos que lo hacen pasar de la depresión a la excitación extrema en cuestión de segundos.

La depresión se puede caracterizar por la falta de motivación, dificultad para realizar tareas, corta capacidad de atención, disminución del apetito, llanto, dificultad para conciliar el sueño o, por lo contrario, por sueño excesivo. En los casos más graves las personas bipolares tienen pensamientos de autolesión, y desgraciadamente en algunos casos los llevan a cabo.

Esa excitación extrema o manía se divide en dos tipos: Manía total e hipomanía. La manía puede caracterizarse por una menor necesidad de sueño, disminución del autocontrol, gasto excesivo, aumento de la actividad sexual, irritabilidad, ira, conductas de riesgo y, en los casos más graves, estados psicóticos. La hipomanía se describe como el mismo comportamiento a un nivel menos extremo.

Lo que pocos saben es que una persona bipolar puede experimentar los síntomas de ambos estados (manía/hipomanía y depresión) simultáneamente en lo que se llama un estado mixto.

Hay tres tipos de bipolares que son comúnmente reconocidos: Bipolar I, Bipolar II y Bipolar III.

Bipolar I: Significa que una persona ha experimentado al menos un episodio maníaco completo y tiene estados depresivos.

Bipolar II: Se define como una persona que sólo ha tenido episodios hipománicos y estados depresivos.

Bipolar III: Indica que una persona no ha tenido episodios maníacos, sólo estados depresivos, pero tiene un fuerte historial familiar de trastorno bipolar.

¿Cuánto afecta la genética en la bipolaridad?

Se ha encontrado que los hijos de padres bipolares tienen un mayor riesgo de ser bipolares, y que los gemelos tienen una alta tasa de coincidencia. Las áreas que han sido reconocidas como que contribuyen a la bipolaridad son los cromosomas 4, 12, 18, 21, 22 y X. La razón por la que se transmiten genéticamente es que un niño hereda un cromosoma defectuoso de uno de sus padres aunque puede ocurrir que aunque el padre sea bipolar, el hijo no lo herede y por lo tanto no herede la enfermedad.

También puede ocurrir que aunque el niño no tenga un padre bipolar, puede tener una mutación en sus cromosomas que cause el trastorno. Otro factor que afecta en esa herencia de la enfermedad se llama penetración. Esto significa esencialmente la fuerza con la que se expresa el gen. Es probable que una persona con alta penetración se vuelva bipolar si experimenta un episodio de estrés lo suficientemente fuerte. Y a su vez una persona con baja penetración que se vea expuesta al mismo estrés, no desarrollaría bipolaridad. Para que esto se produjera, ésta necesitaría un factor de estrés mucho mayor.

Diagnóstico de la enfermedad

Las personas con trastorno bipolar a menudo no son diagnosticadas, y es que son pocos los que buscan tratamiento durante una condición maníaco/hipománica. Por lo general, se tratan durante un estado depresivo y se diagnostican con depresión. Más tarde, se les diagnostica bipolaridad cuando su médico observa una condición maníaco/hipománica o cuando un antidepresivo causa un estado maníaco/hipománico. Esto se debe al hecho de que muchos antidepresivos pueden causar estas condiciones en el individuo bipolar.

No hay ninguna prueba para el trastorno bipolar. Es un diagnóstico basado en la observación del cliente o un historial verbal del cliente y/u otras personas importantes en su vida.

Es importante saber que no hay cura para el trastorno bipolar. Sin embargo, se puede controlar, y la mayoría de las personas toman medicamentos de por vida para esta enfermedad. La terapia con un psicólogo especializado es muy útil para ayudarles a adaptarse a una vida sin cambios de humor.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *