Psicología cognitiva conductual Psicología educativa

El TDAH o Trastorno por déficit de Atención: qué es y cómo se trata

tdah

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), a veces referido erróneamente como ADD (no hay término clínico para este nombre), es un trastorno que generalmente se diagnostica por primera vez durante la infancia o la adolescencia. En los Estados Unidos, entre el 3% y el 5% de los niños son diagnosticados actualmente con este trastorno, alcanzando su punto máximo alrededor de la edad de 8 a 9 años, con alrededor del 50% de los casos diagnosticados antes de la edad de 4 años. La proporción de hombres a mujeres es de 3 hombres por cada 1 mujer diagnosticada.

Hay 2 grandes tipos de TDAH:

1) Puramente se refleja en la falta de atención. Algunos de los síntomas del TDAH – tipo falta de atención son: Letargo, organización, déficits sutiles, abstinencia social, ansiedad y depresión. Estos niños generalmente son identificados en la escuela por sus dificultades de aprendizaje y son más propensos a adaptarse. Los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de verse afectados por este subtipo de trastorno. Las personas diagnosticadas en la adolescencia son más propensas a tener esta dolencia.

2) Falta de atención más hiperactividad. Algunos de los síntomas del TDAH – hiperactivo-impulsivo – son: sobreactividad, inhibición de impulsos, trastornos del lenguaje, agresividad y trastornos conductuales. Estos niños generalmente se identifican rápidamente por su «mal» comportamiento al comienzo de sus años escolares o por sus padres, que suelen tener dificultad para gestionar su conducta. Estos síntomas tienen una alta probabilidad de persistencia. Este subtipo de trastorno es más común en los hombres que en las mujeres. Cuanto más joven se diagnostique a un niño, más probable es que tenga TDAH de tipo hiperactivo-impulsivo.

Hay un alto grado de correlación entre los niños con TDAH y otros trastornos psiquiátricos. Estas manifestaciones van desde el comportamiento, estado de ánimo, familia, ansiedad hasta el funcionamiento cognitivo, social y académico. El 45% de las personas con TDAH tienen síntomas de trastorno provocativo de la oposición y el 25% tienen trastornos de conducta. Los niños pequeños están más expuestos a la fobia social, mientras que los adolescentes están más expuestos a la depresión.

Los síntomas del TDAH cambian con el tiempo. Cuando los niños entran en la pubertad, el TDAH persiste, aunque el diagnóstico parece cambiar de TDAH hiperactivo-impulsivo a sólo falta de atención. Esto puede deberse a cambios hormonales. A medida que entran en la edad adulta, se estima que el 30-70% de los diagnosticados cuando eran niños todavía cumplen con todos los criterios, aunque generalmente se reduce significativamente la hiperactividad-impulsividad del trastorno.

El abuso de sustancias es común en personas con TDAH. De hecho, los adultos con TDAH tienen el doble de probabilidades de desarrollar un trastorno de abuso de sustancias. Estiman que el 33% de los adultos con TDAH abusan del alcohol y el 20% de otras sustancias. El tratamiento principal para el TDAH consiste en medicamentos estimulantes como Ritalin o Adderal, siempre asociados con psicoterapia de apoyo. La psicoterapia adecuada para estos casos se centra en controlar su entorno para aumentar o disminuir la estimulación según sea necesario y trabajar en mecanismos de afrontamiento de las distintas situaciones que se les puedan presentar. Estos tratamientos son tan eficaces que, entre otras cosas, consiguen que alrededor del 50% de los adultos con TDAH consigan dejar la medicación y seguir su vida de manera confortable.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *