Psicología cognitiva conductual

El síndrome de Asperger

Síndrome de asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno del espectro autista (o trastorno generalizado del desarrollo) caracterizado por dificultades significativas en la interacción social y patrones limitados y repetitivos de comportamiento e interés. Las personas con síndrome de Asperger o AS pueden tener una falta de empatía por sus compañeros, torpeza y uso atípico del lenguaje.

Este trastorno tiene mucho en común con el autismo de alto nivel, de hecho recientemente se ha propuesto suprimir el calificativo de Síndrome de Asperger y clasificar los trastornos del espectro autista según una escala de gravedad.

El síndrome de Asperger, como también ocurre con el autismo y otros trastornos del desarrollo, comienza en la infancia. Sin embargo, a diferencia de otras condiciones, muchas personas con Asperger logran resultados tan altos en su vida laboral, educativa o social que no son diagnosticados hasta que son adultos. Se desconoce la causa de esta enfermedad; sin embargo, la investigación apoya un posible vínculo genético.

Cuando el Dr. Hans Asperger identificó este trastorno, pensó que sólo afectaba a los hombres. Hoy en día sabemos que las estimaciones de la relación hombre-mujer oscilan entre 10:1 y 3:13; la proporción real puede ser menor, ya que el trastorno puede presentarse de manera muy diferente tanto en hombres como en mujeres.

Características del síndrome de Asperger

Los adultos con síndrome de Asperger pueden tener una gran variedad de indicadores comunes. Estas son algunas de las características más comunes:

*Inteligencia promedio o por encima de la media.

*Dificultad con las habilidades lingüísticas de alto nivel (razonamiento, resolución de problemas, ser demasiado literal).

*Falta de empatía.

*Incapacidad para ver el punto de vista de otra persona.

*Falta de control emocional, especialmente en casos de ira, depresión y ansiedad.

*Estricto apego a las rutinas que pueden conducir a la ansiedad cuando algo inesperado sucede.

*Enfoque extremo en un interés o afición particular.

Las relaciones sociales en el síndrome de Asperger

La falta de empatía en este trastorno dificulta las relaciones interpersonales para la mayoría de las personas con síndrome de Asperger. Muchas personas también tienen problemas adicionales, como incapacidad para mantener el contacto visual, torpeza en la postura y falta de expresión facial. A menudo son incapaces de leer las sutilezas del lenguaje corporal y las expresiones faciales, ambas muy necesarias para la interacción normal. Esto a menudo puede llevar a otros a considerarlos egocéntricos o egoístas, cuando en realidad son manifestaciones del trastorno.

Las personas con Asperger generalmente se sienten conmocionadas y molestas cuando se les dice que sus acciones fueron inapropiadas o hirientes, pues hay que entender su incapacidad para ponerse en el lugar del otro. Mientras que las personas con autismo suelen ser introvertidas, una persona con Asperger no tiene miedo de acercarse a los demás. Esto a menudo puede ser muy embarazoso y agobiante para otros, ya que pueden tener largos discursos sobre su tema favorito sin percatarse que el resto de personas no tienen el mismo grado de interés en ese asunto.

Las personas con síndrome de Asperger tienden a malinterpretar o no reconocer las reacciones y sentimientos de sus seres queridos. Desafortunadamente, después de una serie de encuentros sociales fallidos e intentos de amistad, el deseo de compañía va aminorando y suelen acabar aisladas. Muy a menudo, sus intentos de «actuar normalmente» pueden causar problemas adicionales cuando otros malinterpretan sus intenciones.

Otra característica importante del Síndrome de Asperger que puede causar problemas en las relaciones es la restricción o repetición del comportamiento. Pueden crear rutinas estrictas y seguirlas sin preocuparse por los demás, o centrarse tan intensamente en un objeto o tarea en particular que ignoran a sus amigos y familiares.

Otras características del Asperger son hablar demasiado o demasiado alto, cambiar de tema rápidamente, y no entender la ironía, los chistes o las bromas, pues todo lo entienden de un modo estrictamente literal. A nivel social esto suele crear reacciones inesperadas en los demás y en ellos mismos y heridas emocionales innecesarias.

Las personas con síndrome de Asperger en Barcelona necesitan ser atendidas por psicólogos que puedan diagnosticarles, explicarles con detalle su enfermedad y tratarles para que puedan mejorar los rasgos de su conducta que los aíslan y hieren. Con un buen tratamiento estas personas pueden vivir una vida tan satisfactoria y normalizada como el resto.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *