Psicología de la personalidad Psicología educativa

El mutismo selectivo en niños

Mutismo selectivo barcelona

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad complejo en los niños, caracterizado por la incapacidad del niño para hablar en ciertos entornos sociales como la escuela.

Podría ser por ejemplo una niña de 5 años a la que le encanta hablar con sus muñecas. Sin embargo cuando sale de casa es incapaz de dirigir una palabra a nadie.

O podría ser un niño de 7 años, que corre, grita y ríe en el jardín de su casa, pero que al entrar en su colegio se queda sin expresión y no deja de mirar al infinito.

Estos niños pueden hablar normalmente en entornos donde se sienten cómodos, seguros y relajados, pero cuando entran en espacios que sienten como ostiles deciden callar. La mayoría de los casos se deben a una ansiedad severa, concretamente a una fobia social. Estos niños están tan ansiosos que se quedan literalmente congelados, sin expresión, sin emociones y en consecuencia socialmente aislados.

Uno se suele preguntar: ¿Por qué un niño desarrolla mutismo selectivo? La mayoría de estos niños tienen una predisposición genética a la ansiedad, normalmente la heredan de uno o varios miembros de su familia. Es común en muchos casos como también muestran otros signos de ansiedad severa como es la ansiedad por separación, rabietas frecuentes y llanto, cambios de humor, inflexibilidad, trastornos del sueño y timidez extrema de nivel medio. El mutismo es una forma como otra de contener su ansiedad interna, aunque no tiene por qué mostrarse en su forma más drástica, esa ansiedad también puede reflejarse mediante sutiles anomalías del habla y del lenguaje.

Criterios diagnósticos para el mutismo selectivo

  • Podemos saber si un niño cumple con los criterios de mutismo selectivo si se cumplen las siguientes condiciones:
  • No habla en ciertos lugares, como la escuela u otros eventos sociales. Sin embargo, puede hablar normalmente en lugares donde está cómodo, como puede ser su hogar o el de sus abuelos.
  • La incapacidad del niño para hablar afecta a su normal desarrollo en un entorno educativo y/o social.
  • El mutismo ha estado presente durante al menos un mes.
  • El mutismo no es causado por un trastorno de la comunicación (como tartamudear) y no es parte de otros trastornos mentales (como el autismo).

Tratamiento del mutismo selectivo

El objetivo principal es reducir la ansiedad al tiempo que debemos aumentar la autoestima del niño. Para ello se emplea el refuerzo positivo usando por ejemplo pegatinas para premiar la verbalización. También se busca la desensibilización de los espacios que crean ansiedad en el niño como podría ser la escuela. Para ello los padres podrían llevar al niño a la escuela cuando pocas personas están presentes y ayudarle a que empiece a hablar entonces. Una vez que el niño ha hablado normalmente, el maestro y los demás estudiantes se introducen gradualmente en el espacio donde está él.

Para aumentar la autoestima los padres deben centrarse en los atributos positivos de su hijo y dejar de lado las críticas o los comentarios que puedan herirle o hacerle sentir inseguro. Para la socialización del menor es conveniente fomentar la interacción con otras personas sin forzar a su hijo, de una manera gradual y en lugares donde éste se encuentre cómodo.

La comunicación no verbal es aceptable al principio. A medida que el niño progresa en el tratamiento, el maestro también debe participar en el plan de tratamiento. Se fomenta la verbalización de una manera sutil y no amenazante.

Los miembros de la familia deben estar involucrados en todo el proceso de tratamiento y sobre todo deben tener presente nunca forzarlo a hablar.

Para tratar el mutismo selectivo en Barcelona es importante contar con terapeutas capacitados especializados en trastornos infantiles.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *