Psicología de pareja

Cuando tu pareja tiene trastorno límite de la personalidad

borderline

¿Tienes una relación llena de amor y odio de la que quieres salir, pero no te imaginas sin estar con esa persona?¿Estás cansado de romper y volver a la relación? Si es esa tu situación, es probable que tú o tu pareja tengáis trastorno límite de la personalidad. En ese caso es muy conveniente que tratéis de buscar ayuda profesional, pues nadie mejor que tú sabe lo agotador que puede ser lidiar con tantos altibajos contínuamente.

¿Qué es el trastorno límite de personalidad?

Los diagnosticados con trastorno límite de la personalidad (BPD) utilizan un sistema de compartimentación del mecanismo de defensa que todos tenemos en nuestro cerebro, haciéndolos sentir extremadamente buenos o malos consigo mismos. Esto también afecta en cómo ven a su pareja, a veces como a ángeles y otras veces como a demonios. La división de enfoques propia de la BPD destruye las relaciones distorsionando la forma en que la persona se ve a sí misma y a los demás. Cuando la persona que padece el trastorno se siente mal, en lugar de adentrarse en esa sensación, proyecta sus malos sentimientos a su pareja, a quien culpa de cómo se siente. Esto se debe a que la persona con BPD no puede soportar los malos sentimientos dentro de sí mismos y tiene que enviarlos lejos para sentirse bien. Si proyectan cómo se sienten, pueden sentirse bien, pero a su vez destrozan emocionalmente a su pareja.

Las personas con este trastorno cambian de emoción rápidamente: en un minuto se sienten bien y al otro se sienten mal. Un minuto se sienten amados, el otro momento no deseados o abandonados.

Una de las razones por las que se arruinan las relaciones cuando uno de los integrantes es borderline es porque la persona no se da cuenta de que sus sentimientos le pertenecen y, por lo tanto, cree que siempre que se siente mal es porque la otra persona quiere lastimarlo. El mecanismo de defensa de estas personas les impide ver los aspectos buenos y malos de sus parejas, de modo que si en un momento dado cree que le están tratando bien, se sienten muy enamorados, pero si ven como su pareja llega tarde a buscarlos, de pronto éste es visto como alguien que no los quiere o que les falta al respeto. El simple hecho de llegar tarde despierta dentro de ellos heridas del pasado en las que no se sientieron queridos, lo que se vuelve tan abrumador que necesitan proyectar esas sensaciones fuera de ellos mismos. En ese momento, la persona con BPD ve todo tan mal en la persona desencadenante que la quiere apartar de sí.

La ruptura en estos casos se ve como algo completamente necesario para poder volver a sentirse bien, y también ayuda a proyectar los malos sentimientos generados en la expareja, a quien a menudo se culpa por tratarlos mal.

En estas relaciones ocurre a menudo que, durante la luna de miel de la relación, las personas suelen ver a su pareja como perfecta, pero tan pronto su pareja hace algo que los defrauda, por lo general empiezan a generar resentimiento hacia ella. Ellos culpan a la otra persona, la pareja se defiende, y el conflicto empieza a tomar dimensión.

La persona es tan sensible a todo lo que pueda amenazar su bienestar, que cualquier situación común, como pueda ser que el marido olvide llamarla un día, hace que ella crea que ya ha perdido el interés por ella. No importa que luego él le explique la circunstancia que se ha dado por la cual no ha podido llamarla, ella difícilmente va a salir de su idea de que le han hecho daño. Cuando la persona BPD está atrapada en el lado negativo de la pareja, todo lo que ésta dice es visto como malo (sin amor o no suficientemente respetuoso) porque ya no puede apartar esa mala sensación y la idea de que su pareja no es suficientemente buena.

Señales de que el mecanismo de defensa de la persona con trastorno límite de la personalidad está saboteando tu relación

  • La persona con BPD se enoja tanto cuando algo le hace daño que pierde el control sobre su comportamiento. Es muy probable que haga comentarios hirientes al otro en medio de la discusión.
  • La persona con BPD se ve a sí misma como la víctima de las acciones de su compañero, pero no ve que sus reacciones son destructivas.
  • La persona con BPD rompe su relación culpando a sus seres queridos y acusándolos de cosas que a veces ni siquiera hicieron. Tras dejar la relación, pocas horas después empieza el arrepentimiento.
  • La persona con BPD empieza a volverse insegura o paranoica, lee textos de autoayuda o ve situaciones y tiende a malinterpretar su contenido.
  • La persona con BPD es incapaz de dejar ir ese sentimiento de malestar a menos que haga algo imprudente para desatar la ira, lo que hace que acabe autosaboteándose.
  • Los sentimientos que tiene en el momento del conflicto con la pareja son desproporcionados con respecto a la situación real.
  • La persona borderline cree que su compañero no ve cómo sus acciones le han hecho daño. Cuanto más culpa a su pareja por los problemas, más se aleja su pareja hasta que finalmente abandona la relación. El compañero tendrá la sensación de que nada de lo que diga o haga tendrá efecto, siempre será elegido como la mala persona. Las interacciones defensivas continúan este patrón hasta que las relaciones mueren haciendo daño a todas las partes. El resultado es que las relaciones se quedan estancadas en un patrón defensivo y ya no pueden verse el uno al otro claramente.

La terapia de pareja cuando alguno de los integrantes es borderline

En la terapia de pareja, el miembro que tiene borderline generalmente explica por qué su pareja es el problema para resolver el conflicto. Por lo general, tratan de manipular al terapeuta contra su pareja. Esta es exactamente la razón por la que no se reconstruirá sanamente la relación, pues ésta no cambiará si se culpan mutuamente. Es imperativo que el terapeuta de relaciones no interfiera en la división tomando partido. Sólo si cesa el patrón de culpabilizarse mutuamente podrá sanarse este tipo de relaciones.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *