Psicología de pareja

Cómo superar el dolor tras una ruptura amorosa

Dolor tras ruptura

Cuando una pareja se rompe es inevitable que ambas partes de la relación queden heridas, sin embargo suele suceder que la parte que ha decidido dejar la relación supera el dolor más fácilmente y en un tiempo menor que la que se ha visto obligada a dejar la relación.

Esto sucede principalmente porque la persona que ha tomado la decisión de romper la pareja ya ha procesado durante un tiempo la idea de la ruptura y ya ha asimilado el hecho de dejar de ver a la otra persona. Esto no quiere decir que ya haya dejado de sentir emociones románticas hacia la que ha sido su pareja, pero al menos ha podido asimilar la idea de un cambio en su vida, y además, esto se producirá por una decisión suya.

Para la otra parte suele ser siempre más complicado. Esta otra parte es muy probable que no haya siquiera visto el alejamiento emocional por parte de la que ha sido su pareja, también es probable que no entienda las causas que han motivado a su ex pareja a romper con la relación, puede ser que las mismas causas que han hecho desenamorarse a uno sean algo valioso para la otra parte de la pareja.

Se dice que es esencial la comunicación entre las dos partes para evitar los problemas de pareja, y no es que no sea cierto, pero en muchas ocasiones la comunicación en sí no es definitiva para evitar los problemas. Cada persona tenemos rasgos de personalidad distintos, valores distintos, prioridades distintas, y el hecho de sentir amor hacia otra persona no significa, ni debe significar, que de pronto olvidemos todo lo que somos y lo que siempre hemos querido.

Nadie debería renunciar a lo que es para satisfacer a otros.

En realidad, si hay amor real, nadie nos va a pedir que dejemos de ser nosotros mismos, ni nosotros pediremos a quien amamos que deje de ser quien es, porque se entiende que el amor real es querer al otro tal y como es. Si lo amamos no queremos que sea distinto de lo que es, pero es cierto que a veces que cada uno conserve al 100 × 100 su forma de ser dificulta la convivencia. Si uno quiere vivir en modo nómada y pasarse la vida viajando, y el otro quiere echar raíces en el lugar donde reside toda su familia y no moverse de ahí, uno o los dos van a tener que renunciar totalmente o en parte a su ideal de vida. Podríamos adaptarnos con tal de satisfacer a la otra parte, pero estaríamos renunciando a lo que en realidad deseamos, y la pregunta es ¿Quién debe renunciar a lo que realmente desea? ¿Si nos quieren de verdad van a permitir que renunciemos a lo que realmente necesitamos?

La relaciones sociales, y en concreto las de pareja romántica, no suelen ser fáciles. Nos enfrentan a situaciones en las que nos vemos obligados a renunciar a deseos básicos.

En ocasiones sucede, que no es que dejemos de querer a la otra persona, sino que no queremos seguir renunciando a cosas que deseamos hacer, o queremos dejar de hacer aquello que no deseamos hacer más, que quizás nunca hemos querido hacer, y es por ello que decidimos romper la relación.

Enfrentarse a esa decisión es doloroso, pues si ganamos libertades y opciones a hacer cosas que deseábamos hacer, también sufrimos pérdidas, como puede ser la compañía de alguien a quien hemos querido, su confianza en nosotros, y la confianza de otros miembros de la familia o incluso de amistades comunes. Los sueños comunes también se pierden, se rompe la estructura familiar si es que la había, y de pronto sentimos que partimos de cero.

Para la persona abandonada la dimensión del dolor se magnifica por no entender la razón por la que la otra persona lo ha apartado de su vida. Las preguntas acuden a su cabeza una y otra vez, será que se ha enamorado de otra persona, será que ha dejado de quererle totalmente, será que otras personas han influido a su ex pareja para que tome esa decisión, desde cuando planeaba dejarle, y así una infinidad de preguntas que nunca obtienen una respuesta clara.

Para ambas partes de la relación empieza un proceso de pérdida en el que habrá momentos de esperanza y momentos de vacío. Es normal que durante días semanas incluso meses se sientan en una montaña rusa de altibajos emocionales. Con tal de no interrumpir este proceso de duelo, de no alargarlo más de lo debido, y ayudarnos a sanar os aconsejamos que sigáis estas pautas:

  1. Evita hablar de ella todo el tiempo y con otras personas. Con hablar todo el tiempo de tu ex vas a conseguir no quitártelo de la cabeza y volverte un pesado o una pesada a ojos de tus amistades y familiares. Muchos de ellos te escucharán, te entenderán, te darán su opinión, te alentarán y tratarán de que te sientas mejor, pero esto puede suceder en alguna ocasión puntual, lo que bajo ningún concepto debes permitir es que cada vez que quedes con esa persona se hable de tu ex pareja y que la otra persona se convierta en el muro de tus lamentaciones. Esto no solo lo debes hacer por la otra persona, sino muy especialmente por ti porque cuanto más hables de esa persona a la que un día amaste o sigues amando, más tiempo mantendrás viva su imagen y vuestro pasado en tu memoria.
  2. Ver sus fotos compulsivamente. Abrir el álbum de fotos y regocijarse en el dolor que te causa ver todos los momentos felices que compartisteis juntos, puedes hacerlo en alguna ocasión muy puntual, Pero no puede convertirse en un hábito. Cada vez que veas su imagen va a ser como empezar de cero, todos los avances que hayas hecho hasta el momento en tu proceso de duelo se irán al traste. La imagen de la otra persona va a disparar recuerdos iba a encender nuevos recuerdos que creías olvidados y cada vez vas a estar más hundido. Podrías caer en una depresión si no evitas esta mala práctica.
  3. Escuchar música triste, romántica o que te recuerde a la otra persona. La música activa nudos emocionales que guardas en tu cerebro y, una vez activados, estos nudos arrastran todo lo que sea compatible con ellos haciendo que la evocación tenga un efecto de cascada. Es esencial que cuides la salud de tu cerebro y de tus emociones.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *